Es la primera vez que el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad examina las andanzas de Francia en el ámbito del apoyo a las personas con discapacidad. Después de una revisión de varios meses, el organismo emitió el 14 de septiembre conclusiones relativamente duras contra Francia, en particular señaló por su política de «cribado prenatal» para «trisomía 21 y autismo». En su informe de 19 páginas, resumido en una reseña en el sitio web de las Naciones Unidas, el Comité formuló varias recomendaciones y enumeró las infracciones específicas de Francia a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Los expertos dijeron que estaban » preocupados por la devaluación de las personas con discapacidades a través de políticas y prácticas, como el cribado genético prenatal para discapacidades fetales, incluida la trisomía 21 y el autismo. «La política de» capacidad » denunciada aquí es la de establecer el valor de la persona humana en sus capacidades y habilidades, lo que lógicamente conduce a la devaluación de las personas con discapacidad. De hecho, la política de cribado cuasi sistemática para la trisomía 21 en Francia va acompañada de la eliminación de los niños portadores de la misma:» El 92% de los embriones de trisomía se detectan en el útero, frente al 70% de media europea, y el 96% de los embriones detectados de esta manera dan lugar a una interrupción del embarazo», decía un informe del Consejo de Estado en 2009.

El Comité insta a Francia a poner en marcha estrategias para «eliminar los estereotipos negativos que menosprecian a las personas con discapacidad. Lamenta que «las diferentes formas de violencia y prácticas sigan teniendo un impacto en la integridad física y mental de las personas con discapacidad en Francia». El texto se refiere en particular a la» esterilización forzada «y el» aborto forzado», algunos casos de» medicación forzada «y» tratamientos intensivos», incluida la» terapia de electroshock», que pueden afectar a niños y a algunas personas autistas. El informe resume el problema en estos términos:» la ley define un ‘modelo de atención médico-social’ que promueve la institucionalización sistemática sobre la base de la discapacidad», en lugar de desarrollar otras formas efectivas de apoyo.

Acceso a la escuela para niños con trisomía 21
Denunciando la falta de consideración y atención en Francia, el Comité de la ONU lamenta que algunas personas con discapacidad, y en particular trisomy 21, tengan que huir a Bélgica para encontrar soluciones.

Alienta una mejor integración de los niños con trisomía 21 en la escuela y luego en el resto de la sociedad, lamentando que a menudo sean rechazados. El Comité pide a Francia que «aumente la participación y la visibilidad de las personas con discapacidad en la vida pública y en los medios de comunicación públicos», y espera que se adopten medidas para que «los padres o tutores legales puedan presentar denuncias y solicitar una indemnización en caso de que un niño se niegue a matricularse en la escuela debido a su discapacidad».

El Comité también pide que se elaboren «disposiciones razonables para satisfacer las necesidades educativas individuales de los niños con discapacidad», incluidas «disposiciones para los exámenes de los niños con discapacidad, teniendo en cuenta en particular a los niños autistas y a los niños con trisomía 21».

Por último, el Comité «recomienda a Francia que adopte medidas que reconozcan aún más la «autonomía, la igualdad y la libertad en todos los ámbitos de la vida» de las personas con discapacidad.